JAPÓN.
El Libano  


Lo de Japón fué una apuesta, habíamos oído que era un país montañoso y con nieve en invierno y decidimos ir a esas lejanas montañas para hacer esquí de montaña.

Al llegar al aeropuerto de Tokio comprendimos lo del pulpo en el garaje, algo tan simple como coger el metro para ir a la ciudad, nos exigió lo mejor de nosotros mismos.

Hiro Sasso nuestro contacto en Japón nos sacó de la ciudad en su coche mientras en la radio sonaban unas bulerías a todo volumen.

Después de cuatro horas de civilizada conducción llegamos a la estación de esquí de Hakuba, que para situarnos, no está demasiado lejos de la conocida Nagano.

El amigo Hiro con el que ya habíamos mantenido una abundante y poco fluida relación por correo electrónico nos había quitado de la cabeza la idea de recorrer los Alpes Japoneses. Al llegar a Hakuba y ver los cuatro metros de nieve a 600 mts. de altitud. comprendimos que no exageraba cuando decía que no era posible ir a los Alpes porque los 15 mts. de nieve sepultaban carreteras, refugios.... todo.

Conseguimos mapas y lo que es más importante, traducir el japonés a nuestra escritura, nos pusimos las pieles, y a partir de ese momento empezó el festival. Esquiamos entre las copas de árboles de bosques increíbles, subimos a cumbres que la niebla no nos dejó ver , nos quitamos el sudor del esfuerzo en baños termales y dimos rienda suelta a toda nuestra torpeza intentando comer con palillos.

Después de cinco días nos dirigimos al Fujiyama, la montaña sagrada de los japoneses y la más alta de Japón.

Pasamos la noche en el refugio, donde cenamos sentados en el suelo y desayunamos una abundante sopa de fideos. Salimos temprano, hicimos cumbre entre las nubes y bajamos esquiando 3000 metros hasta la estación de tren que ese misma noche nos llevaría a nosotros y a nuestros esquís hasta Tokio.

INFORMACIÓN. ......................................

• Mejor época: Si quieres nieve polvo Enero- Febrero. Para los Alpes Japoneses Abril

• Material: El habitual para esquí de montaña.

• Refugios: Cuando más avanzada la temporada más fácil encontrarlos abiertos. Ofrecen todos los servicios habituales en un refugio. Los hay que en verano tiene acceso por carretera o pista y tiene un nivel alto, con baños termales .

• Idioma: Es recomendable el Japonés, si eso no es posible la cosa se pone difícil, entonces estaría bien tener algún contacto. El inglés lo habla poca gente.

• Transportes: Buenos, rápidos, variados y caros. Lo de alquilar un coche es ciencia ficción, te puedes pasar todas las vacaciones intentando salir de Tokio.

• Gastos: Es un mito que Japón es carísimo, es solamente caro, como muchos otros sitios. Nosotros pagábamos en Tokio 66 euros por una habitación de tres. Puedes comer o cenar muy correcto a partir de 6 euros.

.

Miquel Sánchez.


Las Antípodas  
Japón  
   
   
   
   
Passeig de la LLibertat, 2 - 25530 Vielha - Val d´Aran
tel. y fax 973 642 723 - info@marmotaran.es